Seleccionar página

Jamones

Actualmente disponemos de una marca propia de Jamones.

El Arco

 

Las principales características del jamón gran reserva que lo distinguen en su calidad derivan de la pureza de la raza de los animales, de la cría en régimen extensivo de libertad del cerdo en dehesas arboladas donde puedan moverse, de la alimentación y de la curación del jamón, que son de mas 15 meses. El jamón se distingue del resto por su textura, aroma y sabor singulares y distinguibles aunque el sabor varía según el grado de bellota que haya comido el cerdo, y del ejercicio que haya hecho.

La baja salinidad del proceso de secado y el curado prolongado, confieren a los jamones gran reserva unas características excepcionales. La mejor manera de disfrutar de un Jamón Serrano Gran Reserva es saborearlo recién cortado, en finas lonchas.

El proceso de elaboración del jamón de reserva comienza en el cuidado del propio animal, una raza especialmente cuidada y seleccionada, alimentado de forma natural y criado en libertad en la amplitud del campo, se alimenta de los recursos del campo y se completa su alimentación con cereales.

Su curación varía según su peso, entre 12 y 15 meses.

El jamón es una delicia culinaria dentro y fuera de nuestras fronteras. Estandarte de nuestra gastronomía y cultura, forma parte de un reducido grupo de alimentos considerados como delicatessen. Un producto que, además, no solo disfruta nuestro paladar, sino también nuestro corazón, debido al efecto protector de sus grasas frente a enfermedades cardiovasculares.

El jamón de bodega suele extenderse entre los 9 a 12 meses de curación.

Entregan en su mesa la atracción de su característico veteado y el paladar inconfundible de los productos de bodega.