Seleccionar página

Quesos

 

Actualmente disponemos de dos marcas propias de quesos.

Don Gabriel y Finca Arjona

 

La leche utilizada para la elaboración de queso manchego puede ser cruda o pasterizada.

La leche se pasteriza a unos 75 ºC durante un periodo de 15 a 20 segundos. De esta forma se destruyen los microorganismos que pudiesen encontrarse en la leche. Para este proceso, la leche se calienta y se mantiene a alta temperatura en las cubas de cuajada durante aproximadamente 45 minutos. La cuajada obtenida se somete a cortes sucesivos hasta conseguir pequeños granos similares a los del arroz.

El desuerado se realiza en las mismas cubas de cuajada. Consiste en la separación del suero de la cuajada.

Corte de la cuajada:
La cuajada se corta para favorecer el desuerado hasta obtener granos de pequeño tamaño.

Drenaje del suero:
Como consecuencia del corte y la agitación de la cuajada se produce suero, que se elimina de la cuba a través de tamices perforados que lo dejan pasar y retienen los granos de cuajada.

Con la pasta obtenida, se llenan los moldes.

Se efectúa introduciendo los quesos en una salmuera, o bien espolvoreándolos con sal muy fina. Esta operación tiene como objetivos regular el desarrollo microbiano, desuerar el queso, despojarlo de cierta cantidad de agua y favorecer la formación de la corteza que lo protege de los agentes externos.

El cuajo y los microorganismos originales de la leche, o los añadidos durante el proceso de fabricación en determinadas condiciones de humedad y temperatura, actúan sobre proteínas y lípidos, lo cual origina con el tiempo el aroma, sabor y textura característicos de los quesos.

Industrialmente, la maduración se realiza en cámaras durante un mínimo de 60 días, a una temperatura de 8 ºC y los quesos son volteados con frecuencia. Según transcurre la maduración, se debe aumentar la humedad y disminuir la temperatura.

Este queso está elaborado de forma artesanal, con un exquisito cuidado y mimo de antaño. Este queso pasa por exigentes controles sanitarios desde la recolección de la leche hasta el último proceso que es el de maduración. El queso Finca Arjona presenta un color externo ámbar y en el interior apreciamos un bonito color marfil que se intensifica de forma gradual.

A medida que el proceso de maduración avanza la materia prima: la leche de oveja y de cabra va enriqueciéndose gracias a una serie de minerales (Calcio, Fósforo y Sodio) que esta va adquiriendo.

Los quesos de FINCA ARJONA son exquisitos en todas su maduraciones, es un producto perfecto para un entusiasta de los quesos. Una elección PERFECTA.

Nuestros Quesos